Consecuencias del alcoholismo

Alcohol

Información sobre el alcohol y el alcoholismo

El consumo generalizado y creciente de alcohol en la mayoría de las comunidades está llamando la atención sobre sus consecuencias en la salud pública. Recientes estudios muestran que el alcohol está considerablemente relacionado con la muerte y la discapacidad.

Imágen de consecuencias del alcoholismo

Los efectos nocivos del consumo de alcohol en la salud y la posibilidad de desarrollar dependencia son temas de gran interés desde hace mucho tiempo. El consumo de alcohol es reconocido como uno de los factores de riesgo para muchas enfermedades transmisibles y no transmisibles, así como los accidentes, las lesiones por violencia doméstica y social. También hay un creciente interés en los diferentes patrones de consumo que influyen en cada tipo de resultado, por ejemplo, un gran consumo a largo plazo causa daños en el hígado, mientras que la intoxicación aguda (borrachera) está relacionada con accidentes y lesiones.

El consumo de alcohol por lo general comienza como un fenómeno social. Algunas personas, con el tiempo, desarrollan un patrón de consumo que puede ser etiquetado como uso nocivo o abuso de alcohol y en algunos casos llegan a desarrollar dependencia del alcohol. Los individuos con dependencia del alcohol suelen tener problemas que son consecuencia del consumo de alcohol excesivo. Sin embargo, la aparición de problemas relacionados con el alcohol no están necesariamente limitados a aquellos que estén etiquetados como 'adictos' o 'borrachos'. De hecho, una persona que consume alcohol con regularidad puede no mostrar problemas relacionados con el alcoholismo como ir mal vestido, mostrar signos de abstinencia o no tener un buen trabajo o apoyo familiar pero pueden tener o llegar a tener importantes complicaciones físicas, psiquiátricas, sociales o familiares debido al consumo excesivo de alcohol.

Efectos inmediatos del alcohol en el cerebro y en el cuerpo

  • Las primeras copas afectan al juicio y al tiempo de reacción.
  • Más cantidad de alcohol hace que las reacciones sean aún más lentas y la coordinación física sufra retrasos.
  • Demasiado alcohol puede suprimir algunas funciones corporales y en casos extremos causar la muerte.

Las consecuencias del uso del alcohol pueden dividirse en tres categorías generales:

  • Las consecuencias relacionadas con el patrón de consumo de alcohol.
  • Las consecuencias médicas y psiquiátricas del consumo de alcohol.
  • Las consecuencias sociales, laborales, legales y de otro tipo.

Consecuencias relacionadas con los patrones de consumo de alcohol

El uso ocasional de alcohol con fines recreativos o en ocasiones sociales es considerado como "normal" y "aceptable" por muchas comunidades y esta permisividad se ha incrementado en los últimos años. También han contribuido a esta permisividad algunos informes científicos sobre el efecto protector y beneficioso de pequeñas cantidades de alcohol para el corazón. Esto parece haber generado una creencia errónea de que el alcohol es bueno para la salud. Hay poca conciencia de que incluso el uso ocasional o social del alcohol incrementa el riesgo de sufrir accidentes de tráfico y/o laborales. Este riesgo, a menudo puede pasar desapercibido o inadvertido. La intoxicación por el uso ocasional puede conducir a la violencia o a un comportamiento socialmente inaceptable o vergonzoso.

Las consecuencias médicas y psiquiátricas del consumo de alcohol

El alcohol se absorbe en el estómago y en el intestino delgado y se distribuye a todos los órganos, tejidos y células del cuerpo a través de la circulación sanguínea. La mayor parte del alcohol que circula en la sangre es absorbido por el hígado rápidamente. La otra pequeña parte se descompone en dióxido de carbono, agua y energía. Estos productos químicos, que se excretan a través de los riñones, representan entre el 95 y el 98 por ciento del alcohol que se consume. El otro 5,2 por ciento se elimina a través del sudor, respiración y orina.

El alcohol afecta negativamente a múltiples órganos del cuerpo. Las complicaciones médicas debidas al consumo de alcohol pueden ser desde un daño agudo a la mucosa del estómago hasta un daño grave como una enfermedad crónica del hígado, esterilidad y la pérdida de las funciones intelectuales. Algunas de las complicaciones son leves y se producen poco después del consumo de alcohol, otras son crónicas y se producen tras un consumo prolongado.

Algunas de las complicaciones pueden ser reversibles o tratadas después de suspender el consumo de alcohol, pero otras pueden llegar a ser irreversibles y permanentes.

Complicaciones gastrointestinales

Gastritis y acidez péptica: Aunque el alcohol se absorbe principalmente en el intestino delgado, el efecto directo sobre la mucosa del estómago conduce a su deterioro y es lo que conocemos como gastritis aguda. Los ataques de gastritis aguda a menudo conducen a vómitos y generalmente son consecuencia de un consumo excesivo de alcohol. Las personas que consumen alcohol en exceso pueden sufrir repetidos ataques de gastritis aguda que se ve agravada por la negligencia en el consumo de alimentos. El daño repetido en el revestimiento del estómago conduce a la hiperacidez conocida por acidez péptica.

Enfermedad hepática alcohólica: El efecto del alcohol sobre el hígado es la complicación más común y más grave del consumo de alcohol a largo plazo. Las etapas de la enfermedad hepática alcohólica se han identificado como el cambio graso alcohólico

  • Etapa 1 - agrandamiento del hígado debido a la deposición de grasa en el hígado, hepatitis alcohólica.
  • Etapa 2 - daño hepático progresivo que conduce a la ictericia), paso previo a la cirrosis.
  • Etapa 3 – las células del hígado están dañadas), y la cirrosis alcohólica.
  • Etapa 4 - daño permanente en el hígado.

Las muertes relacionadas con la cirrosis han sido consideradas como uno de los indicadores indirectos de la magnitud de los problemas relacionados con el alcohol en un país. La mayoría de las personas alcohólicas padecen de enfermedad hepática alcohólica y algunas de estas personas avanzan de la Etapa 1 a la Estapa 4. La disfunción hepática de las tres primeras etapas se pueden revertir después de un período de entre 3 y 4 semanas de abstinencia de alcohol. La cuarta etapa, la cirrosis, es irreversible. La cirrosis puede llevar a complicaciones como generar líquido en el abdomen, producción de vómitos con sangre, agrandamiento del bazo, cáncer de hígado e incluso la muerte.

Síndrome de malabsorción: Se refiere a la incapacidad para digerir los alimentos debido al daño de la mucosa del estómago, los intestinos y el páncreas. Una de las consecuencias son las heces malolientes y voluminosas. La incapacidad para absorber los nutrientes esenciales de los alimentos da lugar a la desnutrición.

Pancreatitis: La pancreatitis es una enfermedad que causa un daño agudo en el páncreas, a menudo provocada por una borrachera, se presenta como un dolor insoportable en el vientre. La pancreatitis crónica también se asocia con el uso a largo plazo de alcohol. Esto da como resultado una incapacidad para digerir los alimentos.

El alcohol y la dieta: Se debe añadir a los efectos adversos del consumo de alcohol prolongado la mala alimentación y las enfermedades crónicas. Esto es particularmente importante en las comunidades más pobres donde se consume alcohol de mala calidad ya que es frecuentemente adulterado. La salud de estas personas se ve afectada dando lugar a un círculo vicioso de consumo de alcohol y mala salud.

La clase acomodada puede consumir cantidades bastante más considerables de alcohol junto con una dieta rica y no tener complicaciones directas del alcohol. Sin embargo, el consumo excesivo de alcohol y una dieta rica con frecuencia conduce a la obesidad y a sus complicaciones pertinentes, como la diabetes y la hipertensión arterial.

Complicaciones cardiovasculares

El consumo prolongado de alcohol causa daño a los músculos del corazón, esta enfermedad es conocida como cardiomiopatía alcohólica. Los síntomas de esta enfermedad van desde la falta de respiración crónica a la insuficiencia cardíaca. Estas complicaciones parecen estar en contradicción con el papel protector y beneficioso reportado por el consumo de pequeñas cantidades de alcohol al día.

Complicaciones hematológicas

El alcohol ejerce múltiples efectos agudos y crónicos en las células sanguíneas. Puede haber una caída en el nivel de hemoglobinas llamada anemia. El consumo prolongado de alcohol puede conducir a la disminución en la producción de glóbulos blancos, lo que conduce a la disminución de la inmunidad y por lo tanto a una predisposición a las infecciones.

Las complicaciones neuromusculares

La neuropatía periférica es un daño en el sistema nervioso y la puede provocar el consumo de alcohol. Esta enfermedad se caracteriza por el entumecimiento, hormigueo y sensación de ardor en las plantas de los pies. Además del daño directo a los nervios, la deficiencia de tiamina y una dieta pobre también contribuyen a llevar a los alcohólicos a estas consecuencias que son reversibles con la abstinencia de alcohol.

La miopatía alcohólica es una enfermedad que se caracteriza generalmente por un dolor agudo en los músculos del muslo y unos niveles elevados de una enzima en la sangre llamada creatina. En raras ocasiones pero a veces puede ocurrir, la orina se vuelve roja como consecuencia de un daño en las células musculares.

Alteraciones endocrinas y disfunción sexual

Los hombres muy bebedores sufren distintas alteraciones endocrinas. Una de ellas es la feminización o disminución de sus órganos genitales, debido a la adquisición de las características inducidas por la hormona femenina (estrógeno). La reducción de los órganos genitales afecta a la producción de espermatozoides y, por lo tanto, tiene como resultado una disminución del volumen eyaculatorio de esperma, es decir, una disminución del recuento de espermatozoides e infertilidad en última instancia. La falta de resultados de la producción de andrógenos da como resultado una disminución de la libido. Los cambios sexuales inducidos por el alcohol pueden tener efectos profundos en los pacientes masculinos.

Complicaciones neurológicas

Apagones: Un episodio de consumo excesivo de alcohol puede estar acompañado por el olvido (amnesia anterógrada) total o parcial de lo que ocurrió durante el consumo de alcohol cuando el paciente estaba ebrio, pero despierto. El apagón temporal consiste en un corto período de tiempo sin tener recuerdos. Los apagones se producen en entre un 30 y un 40 por ciento de los casos de alcoholismo masculino. A veces, la incidencia no olvidada puede ser recordada mientras que uno está en un estado sobrio, pero puede ser recordado durante una borrachera posterior.

La encefalopatía de Wernicke o síndrome de Wernicke: Consiste en una combinación de confusión, dificultad para caminar y estar de pie y la parálisis de los músculos oculares. Es causada por una deficiencia de tiamina y puede que también de niacinamida. Se trata con un suplemento de tiamina. El paciente puede recuperarse si se trata a tiempo.

Síndrome de Korsakov: se caracteriza por una profunda pérdida de memoria a corto plazo en el que la persona no es capaz de recordar sucesos recientes. Este estado suele producirse tras el síndrome de Wernicke. Una cuarta parte de pacientes con síndrome de Korsakov pueden lograr una plena recuperación, la mitad logran una recuperación parcial y el otro un cuarto no mejora en absoluto a pesar de la tiamina.

Déficit intelectual y demencia: a largo plazo el consumo de alcohol lleva a un deterioro en el funcionamiento intelectual. Se producen déficits en la capacidad de abstracción, en el juicio, el comportamiento social, la percepción y la memoria. Estos déficits se correlacionan con cambios estructurales en el cerebro. Estos déficits son reversibles con la abstinencia. Incluso los bebedores sociales, pueden sufrir similares deficiencias intelectuales reversibles. Una forma más grave y manifiesta del déficit intelectual es la llamada demencia alcohólica en la que se pierde todo el funcionamiento intelectual y social.

Daños a otras áreas del cerebro: Los cambios degenerativos en el cerebelo en algunos consumidores de alcohol a largo plazo dan lugar a problemas progresivos para caminar, de equilibrio y oculares.

Complicaciones psiquiátricas

Las complicaciones inducidas por el alcohol pueden llevar al alcohólico trastornos del humor e incluso al suicidio: Las personas que abusan del alcohol pueden tener una variedad de síntomas depresivos, tanto durante la intoxicación como durante la abstinencia del alcohol. Se ha demostrado que alrededor del 50-60 por ciento de los alcohólicos tienen síntomas depresivos como tristeza, sensación de falta de interés y pensamientos pesimistas. Sin embargo, en sólo la mitad de ellos son síntomas lo suficientemente graves como para ser diagnosticados como trastornos depresivos, lo que requiere ser tratado activamente con antidepresivos y normalmente necesitan terapia de apoyo.

Las tasas de suicidio entre las personas que abusan del alcohol son más altas que entre la población general. Se ha visto que aproximadamente entre el 10 y 15 por ciento de alcohólicos tienden a suicidarse, especialmente cuando sufren depresión al mismo tiempo.

Trastorno psicótico inducido por el alcohol: Alrededor del 3 por ciento de los bebedores crónicos presentan síntomas psicóticos. Estos síntomas son muy variados y pueden ir desde alucinaciones transitorias elementales fugaces a las alucinaciones y los delirios persistentes. La presencia de alucinaciones y delirios tiene como resultado problemas de conducta y un deterioro socio-laboral.

Celos inducidos por el consumo de alcohol: En estos casos, en los pacientes con sospecha de infidelidad de sus cónyuges, el alcohol aumenta esa creencia, influyendo en diversos aspectos de su vida personal y social. Este problema es muy común en los alcohólicos y puede dar lugar a importantes problemas interpersonales.

El síndrome de alcoholismo fetal

Este es un trastorno que afecta a los bebés cuyas madres han estado tomando cantidades excesivas de alcohol durante el embarazo. La condición consiste en anomalías faciales, dientes pequeños, cabeza pequeña, retraso mental, falta de coordinación de los movimientos y deficiencia de crecimiento. Entre el 25 y el 35 por ciento de los niños nacidos de mujeres alcohólicas crónicas muestran evidencias de síndrome de alcoholismo fetal.

Envenenamiento por metanol

Esto es generalmente accidental, y se produce debido a la ingestión de alcohol metílico en lugar de alcohol etílico. El alcohol metílico se utiliza como un sustituto durante la fabricación de alcohol ilícito. Los casos de intoxicación por metanol se producen más en situaciones de prohibición total y durante los períodos de controles legales muy estrictos. Los efectos adversos del metanol se producen debido a dos productos venenosos, formaldehído y ácido fórmico, que se forman cuando el metanol se digiere en el organismo. La toxicidad de estos dos compuestos es más pronunciada en los ojos y puede conducir a la ceguera. A veces se produce una incapacidad para respirar que puede llevar al bebedor a la muerte.

Los supuestos beneficios de la salud por el consumo de alcohol

Existe la creencia de que el consumo diario de pequeñas cantidades de alcohol es beneficioso para la salud física, especialmente para la prevención de ataques cardíacos. Estas creencias tienden a fomentar el consumo de alcohol como una estrategia de promoción para la salud. Existen algunas evidencias que demuestran que las personas que consumen diariamente pequeñas cantidades de alcohol tienen tasas más bajas de ataques al corazón en comparación con los no bebedores. Sin embargo, las investigaciones dan resultados claramente contradictorios. Algunas investigaciones dicen que el consumo diario de alcohol es perjudicial y no se puede recomendar como una estrategia de salud pública para la protección contra los ataques al corazón. Este descubrimiento científico es más importante para comunidades como las de la Región Sur-Este de Asia que no tienen todavía una gran proporción de bebedores sociales diarios en comparación con EE.UU. y Europa. Un problema con el consumo diario de "pequeñas cantidades" de alcohol es que la cantidad de consumo con frecuencia se incrementa a niveles perjudiciales que conducen a la dependencia del alcohol. La evidencia del papel protector de pequeñas cantidades de alcohol no es compatible con la idea de comenzar a beber alcohol o la prescripción médica de alcohol para un posible beneficio para el corazón.

Las consecuencias sociales, laborales, legales y de otro tipo por el consumo de alcohol

Los efectos negativos de la conducta del bebedor de alcohol afectan no sólo al bebedor, sino a toda la familia y a la sociedad. En el contexto actual, el alcoholismo es una enfermedad que afecta a nivel familiar y social.

La Familia

La relación entre una persona que abusa del alcohol y sus familiares es compleja. Los miembros de la familia declaran experimentar culpa, vergüenza, ira, miedo, tristeza y aislamiento debido a la presencia de un alcohólico en la familia. A menudo son sometidos a formas moderadas o graves de acoso y a conflictos y atmósfera de tensión cuando se enfrentan a la conducta del bebedor. Los cónyuges en las familias donde hay un uso excesivo y crónico de alcohol, con frecuencia se separan. Los hijos de personas que abusan del alcohol presentan mayor incidencia en problemas emocionales y escolares. Otra complicación que se observa en las familias de los alcohólicos es el de la co-dependencia. Éste es un término que describe un comportamiento adquirido en un nivel inconsciente de la pareja o cónyuge del alcohólico. Es decir, a nivel inconsciente estas personas copian el comportamiento de su agresor. Otras complicaciones de la familia son las ausencias prolongadas del hogar, la destrucción de objetos de la casa por la rabia, la falta de comunicación entre la persona que abusa del alcohol y los restantes miembros de la familia, la hostilidad, las críticas, marginación de la persona que abusa del alcohol y los accidentes domésticos.

Uno de los efectos del abuso del alcohol es la violencia doméstica. Se sabe que se produce en todos los estratos de la sociedad, pero se cree que ocurre con más frecuencia en los estratos más bajos y el impacto más significativo lo sufren las mujeres y los niños.

Los accidentes de tráfico

Otra complicación en relación con el consumo de alcohol es el número de accidentes de tránsito relacionados con personas que conducen bajo la influencia del alcohol. Los países desarrollados y las sociedades en desarrollo tienen elevadas tasas de accidentes de tráfico relacionados con el consumo de alcohol. Estadísticamente en las últimas décadas han obligado a la gente en Occidente a la formación de grupos autoayuda o de apoyo, tales como "Madres contra conductores ebrios". La pérdida de la propiedad, la destrucción de automóviles y la pérdida más significativa de los miembros productivos de la sociedad, así como la carga de la discapacidad de las personas que se enfrentan a los accidentes de tráfico a causa del alcoholismo son problemas graves para cualquier sociedad. Las campañas contra la conducción ebria y la movilización de la opinión pública en contra del alcoholismo están siendo eficaces en Occidente. Otros países también han sido testigos del inicio de algunas campañas de este tipo, pero aún están lejos de generar opinión pública sobre el tema. Las campañas exitosas de este tipo son buenos ejemplos de estrategias de reducción de daños, ya que el objetivo no está en evitar que las personas consuman alcohol, sino en conducir bajo la influencia del alcohol, por lo que se centra específicamente en la reducción del daño que es causado por conducir ebrio.

Otras complicaciones psicosociales

En los países de un nivel socioeconómico más bajo y que se consumen cantidades excesivas de alcohol ilícito o de elaboración casera, se han dado muchos casos de muertes por envenenamiento tras el consumo de licor de mala calidad. A menudo, no se siguen correctamente las normas de calidad en elaboración de la cerveza con el fin de hacer un licor más barato y asequible. Tales tragedias devastan familias enteras que pierden miembros en edad de trabajar. Otros ejemplos de las consecuencias psicosociales del consumo de alcohol son tragedias como el suicidio o el homicidio.

Así, las repercusiones del abuso del alcohol en el individuo, la familia y la sociedad son multi-dimensionales y el grado en que cada una de éstas que se ven afectadas negativamente dependerá de la gravedad del abuso del alcohol, la personalidad del individuo, el nivel social y profesional antes del inicio del hábito del consumo de alcohol, la situación financiera del paciente y el apoyo social disponible.

Artículos relacionados con Consecuencias del alcoholismo